Notificaciones

23 semana de embarazo

Ya falta muy poco para llegar al mes 6 de embarazo. Tu bebé está más juguetón que nunca. Así que, cuando bailes seguramente le gustará mucho a tu angelito.

Mami, quiero escuchar esa canción que tanto me gusta

¿Qué le pasa al bebé en las 23 semanas de embarazo?

Estimadas futuras madres sermadre.com! La semana 23 en el calendario del embarazo marca una etapa crucial en el desarrollo de un niño. Este período se caracteriza por una rápida mejora del sistema nervioso central, y en particular del cerebro fetal. Al final del sexto mes, que representa 23 semanas de embarazo, el cuerpo responsable de las habilidades de pensamiento y análisis del niño pesa alrededor de 100 gramos. A modo de comparación, en el segundo mes el peso cerebral del embrión es de solo 2 gramos.

Tu bebe es tan grande como berenjena

20 cm crecimiento
450 g de peso

Además del sistema nervioso central es la mejora de otros órganos y sistemas de la vida:

  1. El proceso de formación de la sangre está en pleno desarrollo, ahora el bazo está involucrado en él. Produce células sanguíneas: los leucocitos, los monocitos, participan en la clasificación de los glóbulos rojos.
  2. Los dedos de las manos y los pies se alargan, las uñas aparecen en ellos. Debajo de la piel comienza a formarse grasa, que está involucrada en los procesos de intercambio de calor, y no permite que el niño se congele. La piel todavía está arrugada, tiene un tinte rojo.
  3. El sistema digestivo y urinario realiza sus funciones. Un niño a las 23 semanas de embarazo ingiere líquido amniótico, que se excreta en la orina. Y las pequeñas partículas que entran en el estómago del bebé se transforman en meconio, que llena los intestinos.
  4. La actividad motora de las migajas aumenta: mueve activamente sus piernas y manos, agarra el cordón umbilical, empuja las paredes del útero y hace muecas. Los períodos de sueño reemplazan los períodos de vigilia y acción. El niño ya está soñando y tiene hipo, que se expresa en ligeras contracciones en el útero que la madre puede sentir.
  5. Los órganos de la vista y el oído continúan desarrollándose. El bebé oye bien todo lo que sucede en la barriga de la madre y en el espacio extrauterino. Él responde bien a la luz.
  6. El niño está tratando de realizar ejercicios de respiración. Inhalando, traga líquido amniótico. Por lo tanto, puede inhalar 60 veces en un minuto.

Los genitales ya se distinguen bien en la ecografía: los niños tienen un escroto y las niñas tienen ovarios.

El desarrollo fetal en la semana 23 de embarazo consiste en mejorar los órganos internos ya colocados. Al mismo tiempo, todos los sistemas de actividad vital del niño cumplen las funciones que son necesarias para la vida plena del niño después del nacimiento.

Bebé meneando

Los movimientos del feto en la semana 23 se vuelven distintos y muy tangibles. Si hace un par de semanas, una madre podría haber pensado que esto, por ejemplo, es el movimiento de los gases en los intestinos, ahora el movimiento del niño no debe confundirse con nada. Todavía son suaves, suaves, no traen molestias. Con su ayuda, el bebé le hace saber a la madre sobre sí misma y su estado de salud.

En promedio, la cantidad de movimiento no excede de 100 por día. Sin embargo, la mujer siente solo una pequeña parte de ellos. Durante el día ella puede sentir unos 10 empujones, y esto se considera normal. Movimientos demasiado frecuentes o demasiado raros: esta es una razón para acudir al médico.

Cambios en el cuerpo de la madre.

Desde el momento en que se produjo la ovulación, como resultado de lo cual la célula óvulo fue fertilizada por el esperma y la concepción ocurrió, el funcionamiento de todos los órganos está subordinado al mismo objetivo: crear condiciones para la fijación y el desarrollo del embrión (blastocisto). Cuando llega la vigésima tercera semana de embarazo, los cambios asociados con la preparación del cuerpo para la próxima maternidad continúan. Desafortunadamente, algunos de estos cambios le causan molestias a la mujer, pero durante este período es importante mantener la calma y el optimismo, recordando que todo pasará después de dar a luz.

En primer lugar, los cambios afectarán la apariencia de la futura madre. Se expresan no solo en un aumento del tamaño del abdomen debido al crecimiento del feto, sino también en la aparición de tales "marcas" de embarazo como manchas de pigmento o estrías. Para tratar estos fenómenos debe estar tranquilo, pero al mismo tiempo no se olvide de la prevención. Si la pigmentación pasa después del parto, ya no es posible deshacerse de las estrías. Es mejor cuidar la piel con anticipación y obtener una crema para las estrías. El cuidado especial requiere áreas en el pecho, muslos y abdomen.

Los cambios internos en el cuerpo de la madre también se asocian con un aumento en el tamaño del útero, que afecta el funcionamiento de todos los órganos internos que lo rodean.

Problemas con la digestión (ardor de estómago, estreñimiento, flatulencia; en casos raros, náuseas y vómitos), micción (urgencia frecuente al inodoro), presión (debilidad, somnolencia, mareos, dolores de cabeza, aumento de la sudoración).

En algunas mujeres, la 23ª semana de embarazo se acompaña de un deterioro de los dientes y las encías, que no tienen suficiente calcio. Una mujer debe consultar con el ginecólogo sobre la posibilidad de consumir vitaminas y, en caso de empeorar la situación, consulte a un dentista.

El tamaño del abdomen a las 23 semanas de embarazo.

En la semana 23 de embarazo, el estómago se vuelve tan grande que ya no puede ocultarse, incluso debajo de la ropa suelta.

Desde el ombligo hasta la región púbica se extiende una línea oscura. Aparece como resultado de la deposición de una sustancia pigmentaria, la melanina.

Algún tiempo después del nacimiento, esta tira desaparecerá.

En este momento, una mujer puede experimentar incomodidad:

  • picazón que se produce debido al estiramiento de la piel en el abdomen;
  • dolores de tracción en la parte inferior del abdomen y la espalda baja debido al estiramiento del tejido muscular uterino;
  • contracciones falsas (Brexton-Higgs): entrenamiento del útero antes del parto;
  • dolor en el estómago y los intestinos, que se asocian con dificultades para vaciar.

Y lucir como barrigas en la semana 23

Es importante no confundir los entrenamientos con signos de amenaza de aborto involuntario. Las contracciones uterinas falsas en la normalidad no deben ir acompañadas de dolor. Estos espasmos comienzan repentinamente y terminan repentinamente sin afectar negativamente el estado de salud de la mujer embarazada. Si las contracciones se vuelven más frecuentes, se vuelven dolorosas, entonces debe comunicarse urgentemente con la ambulancia.

Útero agrandado

En la semana 23, el útero de una mujer aumenta de tamaño y se eleva 4 cm por encima del ombligo. El cuerpo femenino ya está presionando el diafragma, por lo que en este momento las mujeres embarazadas pueden experimentar problemas respiratorios. Es difícil respirar profundamente, la respiración se vuelve superficial e intermitente.

Además, en algunos casos, la aparición del tono uterino. Puede ser causada por varios factores: falta de progesterona, toxicosis severa, conflicto de Rhesus, procesos inflamatorios. Si hay signos de hipertonicidad del útero, se requiere una consulta médica urgente.

Asignación

A las 23 semanas de embarazo, la futura madre, que se preocupa por la salud de su hijo, debe visitar al ginecólogo y controlar el riesgo de desarrollar enfermedades infecciosas.

Si hay secreciones sospechosas que tienen un color no natural (amarillo brillante, verde, marrón oscuro), un olor desagradable y una textura inusual (con moco y otros parches), entonces debe informar al médico al respecto y entregarle un frotis.

Tales síntomas indican la mala salud de la madre y pueden amenazar el embarazo.

Si la madre notó un sangrado, como durante la menstruación, entonces, sin ninguna duda, una necesidad urgente de llamar al médico de la casa. Esto significa que existe una amenaza de interrupción del embarazo, se puede salvar solo con una hospitalización oportuna.

Recomendaciones para futuras madres.

  • En la mitad del término general del embarazo, muchas mujeres desarrollan un edema pronunciado. Especialmente se pone fuerte a piernas y manos. Para aliviar la condición, es necesario recostarse en una posición tal que las piernas estén por encima del nivel del cuerpo. Esto ayudará a minimizar la hinchazón y eliminar las sensaciones desagradables.
  • La micción frecuente es una ocurrencia común y tendrá que ser tolerada. No es necesario tolerar, por lo que solo puede dañar su salud. En el baño tienes que ir a la primera urgencia. Para visitar la habitación de las damas rara vez por la noche, antes de acostarse, debe restringir la ingesta de líquidos.
  • El final del segundo trimestre es un momento maravilloso cuando ya no tiene náuseas, como en los primeros períodos, y se siente hambre todo el tiempo. Es mejor no tener un problema de peso: esos kilos de más no desaparecerán hasta el nacimiento y dificultarán la vida en las últimas semanas de embarazo.

No se pierda las técnicas de rutina en el ginecólogo, que supervisa el crecimiento y el desarrollo del feto. Las pruebas de tiempo pasado y los estudios completados ayudarán a controlar su condición y la de su hijo, a corregirlo de manera oportuna.

  • Es mejor evitar lugares concurridos en la temporada de enfermedades infecciosas. En la etapa de desarrollo de los órganos internos del bebé, cualquier enfermedad contraída por la madre puede afectar seriamente su salud.
  • Inscríbase en cursos para madres y padres, ellos pueden asistir con su esposo. Lea la literatura especial, el conocimiento le será útil durante el parto y después de ellos.

Nutrición a las 23 semanas de gestación.

Junto con la comida en el cuerpo de una mujer embarazada deben aparecer los nutrientes necesarios para que el feto tenga un desarrollo normal y completo. Es por eso que todo lo que come una futura madre debe ser no solo sabroso, sino también útil. Y eso significa: incluir grasas, carbohidratos, proteínas, calcio, hierro y otros oligoelementos.

Es necesario traer alimentos ricos en hierro: trigo sarraceno, hígado, manzanas, carne de res. Ayudarán a mantener el nivel de hemoglobina en la sangre de una mujer embarazada a un nivel normal y reducirán el riesgo de desarrollar anemia. Además, en la mesa siempre debe haber fuentes de calcio: requesón, queso, leche. Durante el embarazo, la futura madre tiene problemas con los dientes. El niño elimina todas las reservas de calcio del cuerpo, que deben reponerse sin falta.

La comida chatarra debe ser excluida del menú: café fuerte y alcohol, productos semiacabados, así como platos salados, picantes, fritos y grasos. El dulce y la harina deben reducirse al mínimo, reemplazando las frutas secas y las nueces. Es deseable mantener un régimen de consumo óptimo, que es el uso de agua sin gas, bebidas de frutas y compotas. No se recomienda beber demasiado, para no provocar la aparición de edema.

Vitaminas

La falta de nutrientes y minerales en el cuerpo durante el embarazo está llena de vitaminas. Esta es una práctica común, ya que, desafortunadamente, la cantidad diaria de nutrientes que vienen con los alimentos, en la mayoría de los casos no es suficiente.

El mercado farmacéutico está representado por una gran variedad de complejos vitamínicos, tanto nacionales como extranjeros. Antes de visitar la farmacia, debe consultar a un ginecólogo. Dependiendo de las características individuales del organismo de la futura madre y su estado de salud, él escribirá una receta para la compra de un medicamento específico.

Actividad fisica

A pesar del hecho de que el estómago ya ha cambiado el modo de andar de una mujer embarazada, antes no existe la facilidad y la soltura, una mujer debe moverse más. Esta contradicción está plenamente justificada: cuanto mayor es la actividad física durante el embarazo, más fácil es el flujo y más preparada está la futura madre para acercarse al parto.

Durante el embarazo, usted puede hacer:

  • yoga: las secciones especiales para mujeres embarazadas le permiten mantener los músculos en un estado de tensión y entrenar para respirar;
  • ejercicios aeróbicos acuáticos: actividades acuáticas que tienen un efecto reafirmante y relajante;
  • Fitness en el gimnasio (cintas de correr, bicicletas estáticas) con ejercicio mínimo.

Para aquellos que no les gusta visitar lugares concurridos para hacer ejercicio, los médicos recomiendan pasar el mayor tiempo posible al aire libre. Es necesario caminar todos los días y el mayor tiempo posible (en la medida en que la condición de la mujer embarazada lo permita). Dichos paseos ayudarán a la mujer a mantenerse en buena forma y no ganar kilos de más, porque a la mitad del embarazo, el sobrepeso se convierte en un problema grave.

Vida íntima a las 23 semanas de embarazo.

El médico puede imponer una prohibición a la vida íntima, si existe una amenaza de aborto. La intimidad en este caso puede agravar la situación y hacerla completamente irreparable. Solo después de que una mujer se someta a un tratamiento, y el riesgo de aborto espontáneo se reduzca a cero, un ginecólogo puede dar permiso para reanudar las relaciones sexuales.

Las contraindicaciones para la intimidad pueden ser fetos múltiples, abortos espontáneos pasados, localización baja de la placenta y enfermedades infecciosas. Si no hay ninguna de estas razones, entonces no se imponen restricciones en la vida íntima.

Estudios y análisis requeridos.

Una mujer embarazada ya ha logrado someterse a dos exámenes de detección, que incluyen ultrasonido y una prueba triple (para hormonas hCG y estriol, para alfa-fetoproteína). En la semana 23, la futura madre debe aprobar un conjunto estándar de estudios, con los que ha tenido que lidiar repetidamente con ciclos de embarazo más tempranos. Estamos hablando de pruebas que se toman inmediatamente antes de tomar un ginecólogo:

  • hemograma completo
  • análisis de orina
  • Análisis de sangre para el azúcar.

Cada uno de los tipos de investigación anteriores le permite controlar el estado de salud de una mujer embarazada, para detectar la presencia o exacerbación de enfermedades crónicas en una etapa temprana. Según un análisis de sangre, el médico determina el nivel de hemoglobina: un nivel bajo o alto es un signo alarmante y requiere tratamiento médico. El análisis de orina le permite identificar y prevenir el desarrollo de infecciones urinarias.

Directamente en la recepción en el ginecólogo, la futura madre tendrá que someterse a mediciones de peso, presión arterial, altura del fondo del útero, volumen abdominal. Además, el médico escuchará los latidos del corazón del bebé con un tubo especial.

Ultrasonido

Un ginecólogo puede prescribir un ultrasonido a las 23 semanas de gestación. Dicha investigación no será programada, se prescribe para pasar estrictamente de acuerdo con las indicaciones. Es decir, si al ginecólogo no le gustan los resultados de los análisis de la futura madre o la mujer misma se queja sobre su estado de salud, el método de ultrasonido se convertirá en la herramienta que marcará la "i" y ayudará a hacer un diagnóstico preciso.

Imágenes de ultrasonido en la semana 23.

Foto 23 semanas de embarazo ayuda al médico a evaluar los parámetros del desarrollo fetal, su cumplimiento de la norma. Para los padres, mujeres embarazadas y niños esperados, acudir a la ecografía es una oportunidad adicional para averiguar el sexo del niño.

  • Mide aproximadamente 27 centímetros y pesa entre 450 y 500 gramos.
  • Su cerebro continúa desarrollándose con rapidez. 
  • Su piel empieza a tener color.
  • El aparato digestivo y respiratorio están más desarrollados.
Unete a la comunidad de maternidad más grande de LatinoaméricaO Iniciar sesión con