Técnicas de lactancia materna según la UNICEF

Desde el inicio del embarazo, nuestro cuerpo va preparándose para tan especial momento. Pero aunque sea un proceso natural, nunca está demás aprender técnicas de lactancia materna según la UNICEF. Aplicarlas no solo ayuda a promover una nutrición efectiva hacia nuestro bebé, también es beneficioso para nosotras como mamás, ya que, además de mantener la producción de leche, evita la aparición de dolorsas grietas en nuestros pezones.

Técnicas de amamantamiento para una lactancia correcta y beneficiosa

Tengamos en mente que no existe una única postura para amamantar correctamente a nuestro bebé. Hay diversas posiciones que favorecen nuestras necesidades y que podemos ir probando a medida que vamos dando de lactar. Encontrar la posición ideal es subjetivo para cada mamá, sin embargo,  en cualquier pose que escojas es importante que: 

  • Te sientas cómoda y tranquila 
  • El bebé esté frente a nuestro pecho y tenga un buen agarre
  • El bebé introduzca gran parte de la areola para que al moverse su lengua no lastime al pezón. 

Aclarado estos puntos, pasamos a ver algunas técnicas de lactancia materna según la UNICEF. 

También revisaremos otras posturas aconsejadas por expertos en lactancia y experimentadas por mamás como tú, que siendo primerizas buscaron y probaron diferentes posiciones para amamantar mejor a sus bebés.

Posición acostada de lado

Esta técnica de lactancia materna según la unicef, la mamá debe colocarse de lado, con su cabeza ligeramente elevado sobre una almohada. 

El bebé también debe estar de lado, acostado sobre la cama, con su cuerpo de frente y pegado al cuerpo de la mamá. con el bebé también de lado, acostado sobre la cama con su cuerpo de frente y pegado al cuerpo de la madre. Facilita el agarre del bebé, acercándolo a tu pecho mediante empujes suaves en su espalda cuando abra su boquita.

La organización señala que es una postura muy cómoda, recomendada para las tomas nocturnas y primeros días posteriores al parto.

Posición sentada

Sitúa al bebé con el tronco enfrentado y pegado a tu cuerpo. De este modo, podrás sostenerlo con la mano en su espalda, apoyando su cabeza en el antebrazo. Usando la mano disponible, lleva el pecho hacia la boca de tu bebé y cuando este abra su boca, acercalo suavemente a tu pecho para que su agarre abarque gran parte de la areola. 

Esta técnica de lactancia materna es utilizada después de los primeros días de parto, ya que tendrás mayor seguridad y movilidad respecto al bebé. No es recomendado tratar de sujetar las nalgas del bebé con la mano del brazo que está apoyando, pues esto obliga a que la cabeza del pequeño se coloque muy cerca al codo, lo cual provoca que el cuello se flexione o sea incapaz de estirar hacia atrás, dificultando el agarre y ocasionando incomodidad. 

Posición de sandía, canasto o pelota

Es una posición adecuada para mamás que han dado a luz mediante cesárea, así como también para amamantar gemelos. También es útil para madres de pechos grandes o bebés pequeños. 

Esta postura ayuda a que los bebés tomen leche fácilmente, lo que es una ventaja para aquellas mamás que tienen un fuerte reflejo de eyección de la leche ( bajada de la leche)

Para lograr esta posición, debes poner una almohada cerca de tu cuerpo. Sujeta al bebé con un brazo con su carita hacia arriba. Usa la palma de la mano del mismo brazo para sostener su cuello, y acerca el costado del bebé hacia tu propio costado. Las piernas y los pies del pequeño deberían pasar bajo tu axila. Después, levanta al bebé en dirección a tu pecho.

Posición de crianza biológica

Esta técnica de lactancia se sostiene en un estudio de reflejos maternos y neonatales. La mamá se recuesta (entre 15 y 65º) boca arriba y el bebé boca abajo, logrando fomentar el contacto de piel. 

En esta postura el bebé se libera de su peso, desarrollando sus reflejos de gateo y búsqueda, además de garantizar el contacto de su rostro con el pecho materno. 

La posición de crianza biológica desencadena un conjunto de reflejos que.

  • Facilita el agarre por parte del bebé
  • Vuelve más eficiente la toma
  • Mejora la producción de leche 
  • Cualquier mamá puede realizar esta postura, aunque resulta de mayor provecho durante los primeros días de parto y cuando exista algún problema de agarre ( grietas, dolor, rechazo del pecho, etc) harán más fácil el agarre por parte del bebé, la eficiencia de la toma y optimizará la producción de leche.

Consejos finales para una lactancia materna continua y exitosa

Acepta con brazos abiertos esta hermosa actividad, derriba aquellos mitos e inseguridades que te hacen creer que no eres apta para amamantar. Con práctica, paciencia e impulsado por el amor que sientes a tu bebé, podrás lograr una lactancia materna efectiva. No te presiones, ni compares con otras mamás. Experimenta diversas posturas hasta que des con la que más te favorezca.

Calificación
( No ratings yet )
Luciana Rodriguez/ author of the article
Comparta con sus amigos
Ser Madre Novedades