Cuando estamos embarazadas, nuestra vida da un giro de 180. Cambian nuestras horas de sueño, tenemos más ganas de comer, nos ponemos sensibles, Descubrimos nuevas facetas de nosotras mismas. En general, la realidad que conocíamos se ve alterada.


Estos cambios también se dan con nuestros amigos. Para algunos amigos nuestro embarazo les puede causar mucha alegría y ternura, nos engríen y están al pendiente de nosotras durante toda esta etapa.

En otros casos, el estar embarazada puede demostrarte que no todas las personas en las que confiabas se van a quedar en tu vida. Traer un bebé en la pancita no sólo te cambia por fuera sino también te hace reflexionar sobre el entorno que te rodea.

En muchas ocasiones esto no es culpa de nuestros amigos, ni mucho menos la tuya. Un embarazo no tiene porque separarte de tus amistades, pero si esto ocurre, quizás considerabas como amigos a las personas equivocadas.

Ser mamá te da otras responsabilidades

Cuando eres mamá, tus prioridades cambian por completo. Puede que tus amigas te inviten a salir de fiesta o una reunión y tú estas más preocupada por darle de comer a tu hijo o ayudarlo a dormir por las noches.

Esto significa que tendrás menos tiempo para ver a tus amigos, pero recuerda que la amistad va mucho más allá de ir a tomar o realizar un encuentro

Las verdaderas amistades te acompañan durante cada faceta de tu vida y te involucran en sus actividades aún sabiendo que no puedes asistir.

La maternidad cambia tu perspectiva

¿No te ha ocurrido que ya no te sientes a gusto con las mismas personas? Y no porque te caigan mal o las desprecies, sino porque simplemente tu lugar en el mundo ya no es el mismo.

Quizás te sientas fuera de lugar en cada ocasión que salgas con tu grupo de amistades y tengas la sensación de que ya no tienen esa conexión que los unía antes de ser madre.

No tienes que obligarte a ti misma a forzar amistades con las que ya no te sientes a gusto, esto es malo para tu salud mental. Lo mejor será ampliar tus horizontes y codearte con personas que te hagan sentir como si estuvieras en casa.

Sentirás que nadie te comprende

Si en tu grupo de amigas ninguna es mamá, no esperes que entiendan lo que es darle de comer a un bebé o los tipos de biberones que existen. Tus intereses ya no son del todo compatibles con tu círculo de amistades, pero no te debes sentir mal por esto.

En la vida  nada es estático, todo cambia y evoluciona. Con el tiempo encontrarás personas con las que puedas compartir cosas que solo las mamás pueden comprender. También debes recordar quienes fueron las amigas que te apoyaron en todo momento, aunque no sean madres.

Algunas amigas se alejarán de ti

Solo las verdaderas amigas estarán a tu lado en cada momento de tu vida. Pero en algunas ocasiones sentirás que tus amistades se van alejando poco a poco.

Ya sea porque nunca puedas asistir a sus reuniones o porque tu seas la única madre del grupo, algunas amistades te harán sentir desplazada hasta el punto de sentirte incómoda cada vez que se vean.

No te sientas mal por esto, no todas las ausencias son una pérdida. Es mejor tener un círculo de amigos pequeño en el que puedas confiar y sentirte cómoda a tener muchas amigas con las cuales te sientas sola.

Sabemos que un cambio en nuestra rutina no es algo fácil , y mucho menos cuando este nos aleja de personas que considerábamos nuestros amigos. Pero mira el lado positivo, esta depuración de personas en tu vida te muestra que no todos los que dicen ser nuestros amigos realmente lo son.

En el proceso de ser madre conocerás a muchas otras personas que compartan tus mismos intereses y se pongan en tu lugar.  Recuerda que la maternidad no es excusa para que tus amigas se alejen de ti, si lo hacen es porque nunca lo fueron.