Mamás y papás, ¿cuántos de ustedes les ha dado un celular o tablet a sus hijos cuando se ponen a lloriquear o hacer rabieta?. De seguro somos muchos los culpables aquí.


La mayoría  de nosotros no vemos nada malo en el que nuestro niño juegue un rato con el celular mientras nosotros estamos ocupados.

O quizás darle la tablet para que vea un vídeo sobre su personaje favorito en Youtube durante la hora del almuerzo o la cena.

Y las tan populares frases  hoy en día : ‘’Dale el celular para que deje de llorar’’ ‘’si dejas de patalear te doy la tablet’’. No podemos negar que las hemos mencionado en varias ocasiones.

Al parecer la tecnología se está utilizando cada vez más para solucionar problemas como el mal comportamiento de los niños. Dificultades que a  nosotros como padres nos toca enfrentar y resolver.

Estas actitudes parecen inocentes a simple vista, pero la verdad es que más allá de mantenerlo quieto frente a una pantalla, podríamos estar perjudicando sin querer su cerebro.

El cerebro no se desarrolla igual

El psicólogo Jose Moreno indicó para el portal de noticias ABC España que el cerebro infantil no se estimula de igual manera con un dispositivo electrónico que con las interacciones humanas.

El especialista indicó que se tienen que prevenir dichos comportamientos desde temprana edad. Además, Moreno acotó que la neurociencia ha demostrado que el cerebro de los niños ‘’son muy plásticos’’ en sus primeros años de vida.

Si a esto le sumamos la poca interacción con el mundo real y las relaciones humanas por el uso de smartphones o tablets, acaba por desembocar en un desarrollo emocional deficiente.

Además, afirmó que el contacto humano tiene muchos beneficios en cuanto al desarrollo del niño. En ese sentido , estamos hablando de las funciones como memoria y percepción.

Asimismo,comunicó que la constante interacción humana ayuda al niño a regular y controlar las emociones en cualquier escenario en el que se enfrente.

Por otra parte, también concluyó de qué cuando existe una adicción a cualquier  aparato tecnológico por parte del niño suelen ser a varios dispositivos.

La responsabilidad es de los padres y de nadie más

En este escenario, también señaló de que los padres cargan una gran responsabilidad ante este problema.

Si los papás suelen estar inmersos en el smartphone o en cualquier dispositivo electrónico la mayoría del tiempo, sus hijos imitarán sus acciones. Por lo que sugirió que los padres hagan un uso constructivo del móvil y a predicar con el ejemplo.

También recalcó que antes de ofrecerle un dispositivo al niño o al adolescente se deben establecer una serie de normas.

Cuando le damos un aparato con conexión a Internet le estamos abriendo prácticamente las puertas al mundo.

Por este motivo debemos instruirlos a establecer límites en el uso de la tecnología.

El psicólogo Jose Moreno, quien es experto en adicciones tecnológicas opino que es necesario que exista una comunicación basada en el respeto, la tolerancia y la empatía. Ambas partes, en este caso los niños y los padres no deben imponerse ni tener más razón el uno que el otro.

Fuente: ABC