¿Qué hacen los japoneses para que sus hijos no sean perezosos?

Es muy común que los niños, desde que son pequeños, traten de evadir ciertas tareas que se le asignan a cada uno, esto debido a que la santa pereza puede muchas veces más que uno. Y si bien es bueno no cargar a los menores con tantas cosas, es también bueno que estén siempre activos para que puedan superar cosas mayores cuando sean grandes.

Fuente: HuffingtonPost

Como muchas veces se ha visto en Internet, los niños en Japón son más que audaces debido al tipo de enseñanza que en ellos aplican, y debido a la cultura que desde casa se imparte y que deja la flojera de lado para convertirla en algo que ayude.

 

PUEDEN VER: Estudio señala los beneficios de ser una madre estricta

 

Cuestión de costumbre

Expertos señalan que cuando el niño se acostumbra a no cumplir con sus tareas desde una temprana edad, cuando crezca es probable que sea irresponsable. Y es que la educación que reciba marcará su forma de ser en el futuro.

Por eso, para los japoneses, la disciplina y educación de sus hijo es más importante que la educación académica, dado que también refleja qué tipo de padres son ellos, ante la sociedad.

Fuente: SM

Consejos anti pereza

Así que si desean ayudar a que sus hijos sean más activos, a continuación ocho consejos anti pereza que los japoneses ponen en práctica con sus hijos.

 

1.Asignar tareas

El asignar tareas diarias de autocuidado, según su edad, ayudará a estimular la responsabilidad de los niños. Por ejemplo: lavarse los dientes, tender su cama, poner la ropa sucia en su lugar, guardar los juguetes, lavar su plato y cumplir con sus tareas del colegio.

Fuente: Curbed

2. Tiempo determinado

Es importante crear rutinas para que el niño se acostumbre a ello. Y es que, según el método de educación japonés, se debe realizar la misma tarea siempre a la misma hora, para que así la acción se convierta en un hábito y deje de costarle trabajo.

 

Para ello, los japoneses hacen que los niños hagan una tarea durante un minuto, todos los días, a la misma hora. Pasada una o dos semanas, aumentan a cinco minutos; y al mes, diez minutos o más a la tarea. ¿Qué logran con ello? Que ya no le importen los minutos que requiera terminar lo que está haciendo.


3. Constancia

Es básico que los padres exijan a sus hijos que la tarea no sólo se haga a la misma hora, sino que además sea algo constante. Por ejemplo, todos los días deben lavarse los dientes, todos los días deben tender la cama, todos los días deben levantar su plato de la mesa, para así afianzar la rutina.

Fuente: RD


4. Reconocimiento

Para los pequeños es importante saber que están haciendo bien las cosas. Por ello, es muy importante que los padres resalten este tipo de acciones con frases motivadoras y no siempre con premios ya que el niño podría acostumbrarse a hacer las cosas solo cuando hay una recompensa de por medio.

 

5. Evitar frases negativas

Las frases negativas pueden afectar el comportamiento de los niños y desmotivarlos, llegando a afectar el desarrollo de su personalidad y el concepto que ellos tienen de sí mismos.

Fuente: Taringa

Por ello los japoneses no gritan o levantan la voz cuando se dirigen a sus hijos ni a otras personas. Tampoco suelen dar sermones, ni castigan físicamente. ¿Qué hacen entonces? Muestran su inconformidad con la mirada y las entonaciones de la voz. De este modo, los hijos aprenden a percibir cuando los padres no aprueban su conducta, para intentar corregir su conducta.

 

6. Explicar por qué es importante que realicen cierta tarea

Expertos recomiendan que los padres deben dar las razones por las que es importante que los niños realicen sus tareas, para que los menores puedan comprender por qué es importante ello.

Fuente: IBB

Con este método, ellos tendrán verdaderos argumentos para hacer sus tareas, y no por pura obediencia.

 

7. Dar el ejemplo

Hay padres que se quejan todo el tiempo de lo que deben hacer y esto causa también una enorme fatiga a los niños. Por ello, no hay nada mejor que se puede hacer por un niño es enseñarle las cosas con el ejemplo. De lo contrario, se entra en una competencia en donde el hijo va a querer los mismos “derechos”.

 

8. Pasar tiempo con los hijos

Por lo general, las madres japonesas están con sus hijos, todo el rato, hasta los tres años, y los involucran en cada tarea que hacen. Además, les hablan de lo que hicieron en el día.

 

Por su lado, los padres también acompañan mucho a sus hijos y suelen conversar con ellos acerca de sus labores para que se sientan parte importante de la familia.

Fuente: ThoughtCo

 

Conozcan a continuación una nota que trata sobre el poder del dinero, explicado a nuestros hijos para que aprendan a apreciarlo.  

 

desarrollo de tu bebe

¡Sigue el desarrollo de tu bebé!

Recibe emails semanales sobre el desarrollo de tu bebé y de tu embarazo.

Calificación
( Sin calificaciones aún )
Sobre el autor de este artículo

Creadora de contenidos en sermadre.com

Ser Madre Blog

Y tú ¿Qué opinas?

Escoge un avatar
madre padre

Comentarios (0)