¿Por qué no se le debe obligar a un hijo a comer? Conoce la respuesta

Para una madre, las tres comidas básicas del día son algo más que sagrado, situación que se suele convertir en motivo de discusión cuando nuestro [email protected] no quiere comerla. Y es ahí cuando solemos ponernos rectos para obligarlos a que lo hagan. La pregunta es…¿es esto bueno?

Fuente: LovingParents

Nuestras madres nos decían que si no comíamos todo no íbamos a ser fuertes ni sanos, cosa que con el tiempo nos fuimos dando cuenta que no era del todo cierto, y no nos dejaban pararnos de la mesa hasta no acabar nuestro plato. Sin embargo, esa fue la manera cómo nos educaron y así aprendimos a obedecer. Sin embargo, estas medidas podrían no haber sido las más adecuadas y ahora les contamos el porqué.

 

PUEDEN VER: Siete mitos y verdades sobre la lactancia materna

 

Obligar o no obligar, he ahí el dilema

A finales de los 70, estudios de la Academia Americana de Pediatría determinaron que el apetito de un niño “es errático e impredecible”; por ello, no se les debe forzar a comer en casa ni en el colegio.

 

Para acompañar esto, en 2013, el famoso dietista-nutricionista Julio Basulto, señaló que a través de los años aprendió que “obligar a un niño a comer no es ético, ni educativo y es contraproducente. El objetivo no es que el niño coma sino que quiera comer, y que quiera comer saludable, y eso no se consigue con la coacción, con la presión, con la insistencia ni con premios y castigos. El niño es el único que sabe cuánto tiene que comer, eso no lo sabemos los nutricionistas, ni los médicos ni lo saben los padres. Solo lo sabe el cerebro del niño”.

 

Fuente: Guardian

Por otra parte, la también dietista María Manera Bassols, señaló en una entrevista que obligarlos es “una falta de respeto hacia el niño, no es efectivo”. Y es que no se deben hacer acciones que hagan que el niño relacione el acto de comer como una experiencia desagradable, llevando a los niños a no querer comer y a los padres a recurrir a acciones que solo van a asustar o enfurecer al menor

 

¿Qué se debe hacer?

Hay muchos padres aún piensan que “los niños no saben lo que quieren”, sin embargo, la realidad nos ha enseñado que ellos sí saben lo que quieren, cómo lo quieren, y cuándo. Lo que pasa es que, sin darnos cuenta, pretendemos que ellos tengan los mismos hábitos que nosotros o los de sus hermanos. ¿Cómo hacemos para llegar a un nivel adecuado?

Fuente: Slate

La especialista Gloria Colli, recomienda que lo primero es apagar la televisión a la hora de comer y reemplazarlo con pláticas de temas que a todos le importen. Y si la comida no es la favorita de tu hijo, es mejor no obligarlo a comerla. Es mejor que él mismo la descubra al verla comer a los padres.

Fuente: Parents

¿Y si continua con que no quiere comer? En ese caso hay que seguir respetando su decisión, pero explicándole las verdaderas consecuencias físicas de no hacerlo, sin ser meticuloso en el tema. Y nunca se debe recurrir al engaño. Y si así aún no desea, ofrecerle otras opciones como fruta para que sepa que de todas maneras tiene algo que comer. “No existe justificación nutricional para forzar a comer a alguien que no tiene hambre o no quiera comer”, sostiene ante ello la experta María Manera Bassols.

 

Conozcan a continuación una nota que les mostrará lo que muchos niños comen en el colegio a la hora de almuerzo. ¿Se parece a lo que comen los tuyos? 

 

Fuente: Bebé Mundo

desarrollo de tu bebe

¡Sigue el desarrollo de tu bebé!

Recibe emails semanales sobre el desarrollo de tu bebé y de tu embarazo.

Calificación
( Sin calificaciones aún )
Sobre el autor de este artículo

Creadora de contenidos en sermadre.com

Ser Madre Blog

Y tú ¿Qué opinas?

Escoge un avatar
madre padre

Comentarios (0)