Los papás primerizos ganan algo muy valioso, un pequeño ángel que los acompañará y amará por el resto de sus vidas.


Sin embargo, también pierden algo que es muy posible que no lo recuperen en un largo tiempo: El sueño.

De seguro amigos y familiares te habrán contado  que esas largas e interminables noches de cuidar al bebé se recuperan después que haya aprendido a hablar, dar sus primeros pasos y a caminar solito. ¡Pues todo ha sido una mentira!.

Según un estudio realizado por la  Universidad de Warwik en Inglaterra los papás y mamás primerizos no recuperan su ritmo normal de sueño pasado los 6 años.

Así que si pensabas que volverías a tener un sueño profundo y renovador cuando tus bebés dejarán de levantarse por las noches, está investigación que fue publicada en el Journal Sleep de la Sociedad de Investigadores del Sueño del Reino Unido está lista para destruir tus sueños( literalmente).

Para elaborar dicho estudio se analizaron los patrones de sueño de  2541 madres y 2118 padres durante 6 años.

Los papás primerizos calificaron sus noches de descanso sueño en una escala de 0-10. También se tomó en cuenta el tipo de hijos: primogénito, el segundo, tercero , etc.

Los estudios liderados por la psicóloga Sakari Lemola arrojaron un increíble resultado.

Se encontró que las mujeres eran las que habían sufrido mayor pérdida de horas de sueño durante el primer año de vida de su hijo.

Y en contraste, los hombres habían sufrido una disminución tan sólo 13 minutos de sueño por noche durante los primeros 12 meses del bebé.

Pero además, también se encontraron resultados interesantes respecto al tiempo de llegada de los hijos y la relación del sueño de los papás.

Todo indicó que con el bebé primogénito la madre perdía un 1.7%, mientras que con el segundo hijo el sueño descendía a 1%. No es mucha la diferencia, pero algo es algo mamás.

Y no fueron hasta después de unos largos 6 años hasta que dicha investigación comenzó a presentar resultados positivos sobre la calidad de sueño de los papás primerizos, sin importar su estilo de vida, ingresos, su estatus matrimonial o cualquier otra característica.

Seis años para volver a dormir como un bebé ¡SEIS!

Aunque que bueno fuera que después de seis años pudiésemos dormir como antes, la labor de una madre o padre nunca acaba ni siquiera cuando la noche cae. Tenemos que consolar a nuestros niños cuando tienen pesadillas e incluso tenemos que esperar a nuestros hijos de 18 años hasta que lleguen a casa después de una fiesta o reunión. ¡Sólo dormimos en nuestros sueños!