Criar a un hijo no ha sido, no es y nunca será una tarea fácil. Puede que cometamos errores en el camino o no sepamos del todo como estimularlos por que alcancen su máximo potencial. Sin embargo, gracias a técnicas como el Método Montessori es que podemos guíarnos y entender mejor el mundo de la crianza infantil.


Dicha técnica de pedagogía fue creada por María Montessori a finales del siglo XIX, una educadora y médica Italiana que afirmaba que para que los niños lograran tener un buen aprendizaje debían ser estimulados intelectual, físico y espiritualmente. 

Ella empezó a trabajar inicialmente con niños pobres  de los barrios de Roma y con niños discapacitados en un hospital.

A medida que veía el progreso que lograba cada niño gracias a su método de pedagogía, se dio cuenta que su método podría funcionar en cualquier otro infante.

Según María Montessori, la creadora de uno de los mejores métodos de crianza infantil, los niños son como esponjas y absorben todo lo que les rodea.

Este método consiste en respetar al niño y darle la confianza necesaria para desempeñar sus actividades.

Es por eso que para crear niños independientes, seguros de si mismos, y con la capacidad de enfrentar los problemas de la vida se tiene que crear un espacio indicado para lograr un desarrollo integral y óptimo.

A pesar de que esta técnica de crianza infantil es aplicada mayormente en los famosos ‘’colegios Montessori’’, también puedes utilizarla en casa y a continuación te contamos como:

¿Cómo aplicar el método Montessori en casa?

A continuación te mostraremos como puedes instalar este efectiva técnica de crianza en las paredes de tu hogar basados en los tres principios más importantes del Método Montessori en preescolar.

Libertad y autodisciplina:

Te preguntarás, ¿cómo un bebé o niño puede tener disciplina propia? y aquí viene la cosa: El Método Montessori funciona porque le permite al pequeño elegir y decir qué, cuándo y cómo hacer las cosas.

Para esto debemos re-ordenar su espacio o entorno, como la casa o su habitación de modo que pueda explorarlo libremente y sin limitaciones.

Por ejemplo, digamos que tu hijo trata de alcanzar o agarrar algo que se encuentra en un estante muy alto. Debes adaptar el entorno a él y no viceversa.

Claro que esto no significa que pueda ponerse a jugar con objetos peligrosos o indebidos para su edad. 

Otra cosa que debes tener en cuenta para aplicar el método Montessori en casa es no elogiar ni castigar a tu hijo.

¿Por qué?, ¿entonces como mi niño va a diferenciar lo malo de lo bueno?

Es simple, tu niño aprenderá las consecuencias de sus acciones por sí mismo y tratará de evitarlas.

Aunque de igual manera deberá tener una guía adulta ( en este caso la madre o el padre) para enseñarle lo que puede suceder si hace o no hace tal cosa.

Autonomía

Fuente: Palma Kids Montessori

El Método Montessori tiene como uno de sus propósitos fomentar la independencia de los niños. Es decir, busca que los pequeños razonen, piensen y hagan las cosas por sí solos.

Aquí tenemos que tener en cuenta algunas cosas, por ejemplo si tu pequeño quiere servirse un vaso de agua o por curiosidad desea agarrar la escoba para barrer, ¡no le digas que no!.

No debemos limitar el aprendizaje de nuestros niños. No caigamos en la frase cliché de ‘’ eres muy pequeño para hacer eso’’ ‘’ya habrá tiempo para aprender’’.  Claro que todo bajo vigilancia parental.

Y es en este momento en el que recalcamos la importancia de que el entorno de su hogar este diseñado para tu pequeño.

Puedes comenzar colocando sus vasos a una altura adecuada por si desea tomar agua, también podemos poner su ropa en cajones de fácil acceso y sus utensilios de higiene como cepillo de dientes o jabón.

Familiarizarse con actividades rutinaria desde temprana edad solo ocasionará que tu hijo se convierta en un ser independiente.

Entorno

Aquí nos explayaremos un poco más en cómo el entorno en el que se encuentren nuestros niños favorece a su aprendizaje.

Digamos que en tu casa todo se encuentra fuera del alcance de las manos de tu pequeño, sus juguetes, libros, ropa, comida, etc.

¿Cómo pretendemos de que nuestros hijos sean independientes si nos tienen que pedir ayuda para realizar acciones tan simples?

El entorno en el que se desenvuelve tu hijo debe ser muy estimulante, lleno de texturas, colores y objetos que le permitan desarrollar su aprendizaje en todos los sentidos.

Tu niño debe tener una zona designado para cada actividad. Puedes colocar su mesita  en la que pueda colorear y pintar por un lado, mientras que en otra parte se encuentren sus juguetes o libros.

Además de crear un entorno amigable con el desarrollo y aprendizaje de tu hijo también deberás supervisar para que no pase de una actividad a otra sin haber culminado la primera.

Esperamos que nuestro artículo te haya sido de ayuda para aplicar el método Montessori en casa.

Como motivo de reflexión,  te compartimos una de las frases de Maria Montessori : «El niño que ha aumentado su propia independencia con la adquisición de nuevas capacidades, solo puede desarrollarse normalmente si tiene libertad de acción