Esta es una de las preguntas más frecuentes entre los padres, cuánto tiempo el bebé debe recibir leche exclusivamente? Ésta mi bebé listo para iniciar otros alimentos? Qué tipo de alimentos debo dar primero? Bueno! Aquí una breve respuesta a estas inquietudes.


La organización mundial de la salud recomienda que el inicio de alimentación complementaria, se haga a partir de los 6 meses de vida, antes de eso la lactancia materna exclusiva o en su defecto la leche de fórmula debe ser la base de la alimentación. No debe ser el día que se cumplan los 6 meses exactamente, algunos niños pueden tardar en iniciar la alimentación con sólidos.

La asociación americana de pediatría recomienda que la lactancia sea exclusiva hasta los seis meses y una vez iniciada la alimentación complementaria, debe mantenerse la lactancia materna al menos hasta los 12 meses. Se puede continuar con la lactancia después de los 12 meses, si la mamá y el bebé lo desean.

 Iniciar los alimentos sólidos antes de tiempo

Los bebés que inician la alimentación con sólidos, antes de los 4 meses de edad, tienen mayor probabilidad de sufrir de obesidad, alergias, alteraciones en el desarrollo del sistema digestivo y otros problemas de salud en un futuro. Además al no tener la coordinación necesaria para digerir los alimentos sólidos, puede aumentar el riesgo de atorarse y ser una urgencia.

Además de las recomendaciones del pediatra, tu bebé te puede dar algunas señales de ya está preparado para iniciar la dieta con alimentos sólidos. Estas señales se empiezan a dar entre los 4 y  los 6 meses de edad, si se estás atento se pueden reconocer fácilmente.

¿Cuáles son las señales de que mi bebé está listo para iniciar los alimentos sólidos?

Puede mantener la cabeza levantada, para que tu bebé pueda comenzar a ingerir alimentos sólidos debe ser capaz de controlar su cuello y su cabeza. Además debe ser capaz de sentarse en una silla para comer.

Ha perdido el reflejo de extrusión, el desarrollo de  su boca y su lengua va de la mano con el desarrollo del sistema digestivo, si tu bebé no es capaz de llevar los alimentos hasta el fondo de su boca, en vez de expulsarlos con su lengua, puede que aún no esté listo para iniciar los alimentos sólidos.

Puedes intentar diluir un poco el alimento (no hacer la prueba antes de los 5 a 6 meses), recuerda que no había probado nada más espeso que la leche. Si no pasa el alimento, sino lo escupe, es recomendable que esperes 1 o 2 semanas para volver a intentarlo, no te desesperes, ni lo regañes si vota la comida.

Abre la boca cuando le ofreces comida, el bebé empieza a tener curiosidad por lo que comes, incluso puede estirar las manos como queriendo agarrar de tu plato.

Pesa más del doble de lo que pesó al nacer, después de los cuatro meses el bebé debe haber duplicado su peso, esto es otra indicación de que puede estar listo para iniciar la incorporación de otros alimentos a su dieta.

¿Cómo empiezo a darle alimentos sólidos a mi bebé?

Puede que la primera vez que le ofrezcas la cuchara no sepa qué hacer, hablarle diciendo cosas estimulantes ayuda a que se familiarice con la comida y aumente su confianza. ¿Cómo va a saber que está rico si no se lo dices?

Para empezar es recomendable que des primero leche materna o de fórmula y luego darle una o dos cucharadas de puré o papilla, para terminar con leche nuevamente. Esto evitará que tu bebé se frustre si tiene mucha hambre.

Si las primeras veces termina con la comida en la cara, en el piso, en su mano o en su babero, es normal. Evita regaños, ni lo obligues a comer, sigue amamantándolo, ya en una siguiente ocasión inténtalo de nuevo, es un proceso que en ocasiones toma tiempo.

¿Con qué alimento debería comenzar la alimentación con sólidos?

Existen muchas teorías entre las mamás, sobre con cuál alimento se debe iniciar la alimentación con sólidos, pero no existe una pauta establecida, puedes iniciar con cereales, frutas, verduras o carne. Se le ofrecerá en forma de puré o papilla, sin sal ni azúcar.

La consistencia semisólida (puré) es la adecuada al inicio de la alimentación complementaria. Ya con 8-10 meses podrán irse incorporando trozos de alimentos blandos como galletas, pan, fruta, carne, pasta, verdura, etc. Los elementos duros que no se deshacen con facilidad, como frutos secos, caramelos, etc. deben ser evitados, al menos durante los primeros 5 años de la vida, por ser causantes habituales de atragantamiento.

Si estás amamantando, La Asociación Americana de Pediatría, recomienda iniciar con cereales infantiles o algún tipo de proteína animal como pollo, porque tienen mayor aportes de hierro y van a ayudar a reponer las reservas, que comienzan a disminuir a partir de los 6 meses de edad.

Los cereales enriquecidos con hierro, los puedes iniciar ofreciendo una o dos cucharadas mezcladas con leche materna, de fórmula o con agua. Las primeras veces haz una papilla bastante diluida, cuando tu bebé se vaya adaptando puedes comenzar a darle papillas más espesas.

¿Puede mi bebé presentar alergias?

Si puede presentar alergias, por esta razón se debe introducir un alimento a la vez, después que el niño se adapte al primer alimento, es recomendable esperar unos días para introducir otro alimento, para vigilar que no se presente ninguna reacción.

Anteriormente se pensaba que se debía esperar hasta que el bebé cumpliera un año, para comenzar a probar los alimentos alérgenos, como huevo, maní, soya, trigo, pescado. Estudios recientes han demostrado que iniciar lo antes posible estos alimentos, disminuye la probabilidad de desarrollar alergias, incluso en bebés con antecedentes familiares de alergias alimentarias.

Si el bebé después de probar algún alimento, comienza a presentar algún síntoma como sarpullido, enrojecimiento de la piel o diarrea debe consultar con su pediatra. En  doc-doc.com  tenemos pediatras online para tu bebé.

Algunos cambios que esperar después de iniciar la dieta con sólidos

El primer cambio que notarás, es en la consistencia y el color de las heces, estas se harán más firmes y pueden tomar el color de los alimentos, como sucede con la remolacha. También tendrán un olor más fuerte que antes, debido a la inclusión de nuevos azúcares y grasas.

Puede que tu bebé presente estreñimiento o que sus deposiciones sean líquidas con algunos alimentos, pero esto debería mejorar por si solo disminuyendo la ingesta del alimento. Si estos síntomas no mejoran debes consultar al pediatra. En doc-doc.com puedes consultar con un pediatra online ahora mismo.