Ante el incremento inusual de casos de síndrome de Guillain Barré en algunas regiones de nuestro país, que ha desencadenado la consecuente preocupación colectiva, vale la pena aclarar la información al respecto de esta condición.


En primer lugar, el Síndrome de Guillain Barré es un trastorno del sistema nervioso muy poco frecuente, en el cual, el propio sistema inmunológico de la persona afectada se altera y reacciona equivocadamente dañando sus nervios, lo que ocasiona debilidad muscular progresiva que puede derivar en parálisis. Este progreso ocurre de manera ascendente, es decir, empieza por los pies y luego llega a afectar los brazos y manos o rostro, por lo que se le conoce a este cuadro también como: “Parálisis Ascendente”.

La causa de lo que ocasiona esta respuesta inusual del sistema inmune es aún desconocida, pero suele ocurrir después de haber padecido una infección respiratoria o diarreica viral, una cirugía o un traumatismo. 

Los síntomas inician con irritabilidad, hormigueos o adormecimientos, problemas para respirar, debilidad muscular, dolor, calambres, dificultad para caminar y finalmente incapacidad motora, es decir, parálisis.

Esta condición no es contagiosa y suele durar un promedio de 2 semanas y resolverse poco a poco de manera espontánea. Durante el tiempo que dura esta afección la persona afectada requiere de los cuidados médicos de apoyo de la persona afectada, aunque pueden requerirse procedimientos especiales para regular el sistema inmunológico. La detección y el abordaje precoz son muy importantes, por lo que, si una persona presenta alguno de estos síntomas, debe acudir de inmediato al establecimiento de salud más cercano.

Si bien es cierto que existe un riesgo de complicaciones relacionadas con la inactividad que pueden desencadenar la muerte, afortunadamente, esto se produce de manera muy poco frecuente.

Las mujeres gestantes y niños pequeños pueden ser también afectados, aunque no en mayor frecuencia que el resto.

Entendiendo sobre esta condición, la prevención más adecuada sería entonces evitar las enfermedades diarreicas y respiratorias mediante el lavado de manos y adecuada cocción de los alimentos, cubrirse al estornudar con el antebrazo o un pañuelo desechable y protegerse con la vacuna contra la influenza, especialmente en personas mayores de 60 años, niños pequeños y gestantes.

Actualmente podemos hacer uso de la app Salud Total, para mantener nuestros controles oportunos de salud y la de nuestra familia, además de brindarnos el acceso a médicos y servicios de salud de confianza.

Dr. Joseph Sánchez Gavidia

Médico Cirujano

Experto en Educación Sanitaria

Lima Perú Junio 2019