Alimentos prohibidos durante la lactancia materna

 Aunque la lactancia es más permisiva con los alimentos a comparación a cuando estábamos embarazadas, eso no significa que es un pase libre a descuidar nuestra dieta. Si hemos optado por alimentar únicamente al bebé con nuestro pecho, existen ciertos alimentos que debemos evitar o consumir con moderación. Por eso, aquí hemos reunido una lista de alimentos prohibidos durante la lactancia materna.

¿Qué alimentos evitar durante la lactancia?

Café

Quizás por esas noches de desvelo de cuidar y ayudar a nuestro angelito a dormir,  tengamos mucho sueño por la mañana y necesitemos un impulso de energía.

 Sin embargo, la alimentación durante la lactancia materna debe excluir a la cafeína en todas sus formas. 

Está demostrado que cuando consumimos cafeína, ya sea en café, refrescos, chocolate e incluso medicamentos, esta sustancia aparece rápidamente en nuestra leche materna, casi a la hora u hora y media de haberla consumido.

¿Por qué es uno de los alimentos prohibidos en  la lactancia materna?

La razón es que la metabolización de la cafeína es más lenta en los bebés a comparación de los adultos. 

Significa que si como mamás lactantes ingerimos gran cantidad de cafeína, esta se acumula en el organismo de nuestro pequeño, originando síntomas como insomnio, nerviosismo e irritabilidad en nuestro bebé.  Por eso, es recomendable tomarlo solamente después de dar de lactar.

Pescados azules 

Mamás fanáticas de la comida marina, pongan atención en esto:

Aunque sí que puedes comer pescados azules pequeños, como caballa o sardinas, en la etapa de darle pecho al bebé deberás evitar los pescados azules de gran tamaño.

Pescados como el emperador o el atún rojo son tan solo algunos ejemplares que tienes que eliminar de tu dieta.

Y es que, mientras más grande sea el pescado, la acumulación de mercurio dentro de su cuerpo es mayor. 

Alcohol

Esta bebida entra en la lista de alimentos prohibidos durante la lactancia materna porque perjudica el desarrollo del cerebro del bebé. 

El nivel de alcohol entra rápidamente a la leche materna entre los 30 y 60 minutos después de haber tomado.

Además, el comité de Lactancia de La Asociación Española de Pediatría recomienda no ingerir alcohol en los primeros 3 meses de darle pecho al bebé. 

Pasado este tiempo, es posible beber de forma ocasional pero en pequeñas cantidades y sobre todo con una gran diferencia de horarios entre la hora de lactancia del bebé.

Por otra parte, el alcohol no es beneficioso ni contribuye en la aportación de nutrientes. 

Y ya que estaremos experimentando gran deshatse físico y mental, debemos priorizar alimentos que realmente nos haga bien y favorezcan la recuperación de nuestro cuerpo.

Así que mamis, dejemos los brindis para otro momento.

Alimentos que alteran el sabor de tu leche materna

¿Sabías que existen algunos alimentos que cambian el sabor de nuestra leche materna?

Lo que provoca este cambio de sabor es el tamaño de las moléculas  presentes en el alimento que consumimos.

 Si son grandes, como las proteínas y carbohidratos, no llegan a la leche y no modifican su sabor. 

Por el contrario, si las sustancias poseen moléculas lo suficientemente pequeñas para atravesar la mucosa intestinal, ingresan en la circulación de nuestra sangre y en la composición de la leche materna, brindándole un sabor diferente y amargo.

Estos son alimentos que debes evitar durante la lactancia para no alterar el sabor de tu leche:

  • Ajo, cebolla y el puerro: Tiene sulfuro alílico
  • Col: Por tener isotiocinatos, presentes en la familia del azufre 
  • Alcachofa: ignoralo por el aceite esencial de cinarina que contiene
  • Pimiento: debido a la acción del aceite de capsicina
  • Espárragos: por su contenido de aceite esencia de asparagina
  • Apio: Limita su consumo debido a la acción del aceite esencial de limonero
  • Especias picantes 
  • Condimentos fuertes

Si estos alimentos han sido parte de tu dieta durante tu embarazo, puedes consumirlos con normalidad. 

Ya que tu bebé se ha ido acostumbrando a su aroma mediante el líquido amniótico. Además de desarrollar enzimas necesarias para digerirlos durante su etapa fetal. 

Ten en cuenta que la modificación del sabor de tu leche no es algo necesariamente negativo. Es más, ayuda a que el bebé desarrolle su sentido del gusto y  se familiarice. 

Solo debes verificar la aceptación de tu bebé en la siguiente tomada. Si ves que la rechaza, es una señal de que el sabor no es de su agrado. Ahí es donde es mejor dejar de comer alguno de estos alimentos.

Recomendaciones finales:

La lactancia es un período hermoso y emotivo en el que conectamos con nuestro bebé y  nos convertimos en su principal fuente de vida, por lo que debemos tener especial cuidado cuando se trata de nuestra alimentación. 

Recuerda siempre consultar a tu médico sobre los alimentos que puedes ingerir, evitar o consumir con moderación.  La idea no es prohibirte ni limitar tus comidas. Es necesario que sigas una dieta rica, nutritiva y equilibrada tanto para el bienestar de tu bebé como el tuyo. ¡Ánimo mamás!

Calificación
( No ratings yet )
Luciana Rodriguez/ author of the article
Comparta con sus amigos
Ser Madre Novedades